Cuando todo cae...

Reflexiones de un día martes de abril



Hoy se me caen nuevas estructuras recién construidas. Aparezco al mundo desesperando. Creyéndome eterno cuando no soy más que un envase descartable. Apenas más duradero que un tetrabrick. Apenas más resistente que una caja de fósforos. Pero me niego a irme de este mundo sin dejar una huella, aunque sea pequeña, en él. Dentro de 100 años no seré más que un espectro que habrá de sobrevolar las mentes de algunos pequeños seres que también se irán del mundo como me iré yo. Y en ese viaje final estamos solos. Pues es la vida. El misterio de la vida. Estamos aquí y ahora, creyendo vivir eternamente, cuando somos apenas una lata en conserva con fecha (incierta) de vencimiento. Hoy estoy pesimista respecto a la vida. Mañana tal vez madrugue pensando que vale la pena el intento de querer cambiar este putrefacto, individualista, egoísta y demoníaco mundo. Mientras tanto cierro los ojos... el sueño me vence. Se que me tiraré en la cama a perder más horas de producción canjeables por una pesadilla que me acompañará hasta que el sol me anuncie que es hora de levantarme nuevamente. Hoy, martes casi miércoles, nuevas estructuras recién construidas se derrumban una a una. Mañana será día de volver a construir nuevas. Aunque ya sepa que al caer la noche volverán a derrumbarse como un castillo hecho de arena.

2 comentarios:

Jomra dijo...

Salud

Ya sabe, un pesimista no es más que un optimista con experiencia. En fin, ¿qué se dice en estos casos? Échese a dormir, muchas veces viene la mar de bien.

Hasta Luego ;)

PD: ¿Por qué sólo permite a los "bloggerboy" comentar? :S

Ana R dijo...

Que tal?
decirle nomás que me ha interesado su blog, por aquí andaré...
saludos
ana